Hoy hablaremos y desmitificaremos todo lo relativo a la abundancia y la carencia.

La abundancia y la carencia van de la mano, son parte del mismo programa y una impulsa a la otra, pero en sentidos contrarios, y como están separadas por una línea muy delgada, liarnos en el proceso suele ser lo habitual.

Paradójicamente, desde que comenté que el artículo de la semana sería este, he pasado todos estos días atendiendo a personas con problemas económicos, observando a mi alrededor a personas que aprecio como les ha tocado fuerte este tema o de un plumazo (forzosamente o no) han tenido que desprenderse de posesiones materiales y de cómo veo reflejado en el exterior, el hecho de que esto se va convirtiendo día a día, en la materia obligada para aprobar el Máster de nuestra existencia en este plano, y ya os digo que por todo lo que implica, ¡no podía ser de otra manera!

Como siempre, hagamos un poco de memoria y repasemos conceptos. Venimos con programas implantados, o por creencias o por un entorno de consciencia colectiva. Pues el “Dinero” es uno de los peores programas que tenemos, de hecho, considero que ha sido adulterado y modificado con el pasar del tiempo, con la finalidad de tenernos más y más dormidos, pero a lo largo de este artículo, no os quedará duda del por qué os lo digo y del maravilloso poder creador que tenemos.

Lo primero, es que nos han relacionado al dinero desde la carencia desde tiempos muy remotos, basta nada más con darnos cuenta las reglas que controlan el sistema bancario mundial y la forma en la que siempre nos han vendido ese “comodín” de ilusiones con figura de un piso nuevo, la posibilidad de emprender un negocio, del coche de nuestros sueños o de nuestras más ansiadas vacaciones, pero todo ello va siempre atado a interminables y costosísimas deudas, que nunca son equiparadas a los ingresos que tenemos, a la inflación que nos rodea o simplemente, a “las oportunidades” que hagan esos sueños realidad en condiciones “justas para todos”, porque justo de eso se trata, de mantener un sistema “injusto” para muchos, pero ideal para unos pocos.

Aun así, somos animales del consumo desmedido, seguimos sin criterio la moda, lo que otros siguen, lo que nos inyectan a través de la publicidad y los mensajes subliminales, hasta el punto que ya no nos detenemos a pensar si lo que hacemos está bien o no, si lo necesitamos o no e incluso, discutimos con todo aquel que contradiga estos dogmas muy bien sembrados en nosotros.

Como si no fuera suficiente con este programa y los dogmas integrados, nos incrustan pensamientos contradictorios que crea incongruencia entre lo que queremos y lo que pensamos, tales como: Para tener dinero hay que dejarse la piel, nada es gratis, el dinero es malo, el dinero no es espiritual, etc., y esto nos imposibilita la capacidad del “Dar y Recibir”, sobre todo a nosotros mismos.

Por otra parte, el mundo ideal que nos han vendido está lleno de abundancia, de cochazos, de casoplones, de cosas materiales increíbles, admiramos a seres cuya vida nos deslumbra, nos hacen creer que es el ideal a conseguir y desde nuestros más profundos deseos, se nos va la vida tratando de alcanzar esos ideales que desde luego, nada tienen que ver con nosotros y que sin duda nos cuestan mucho obtener, por lo tanto, y sin ni siquiera quererlo, nos vamos llenando de frustraciones a la vez que implantamos luchas hacia lo imposible, y nada genera más desgaste que eso.

Es entonces cuando los Gurúes encuentran la piedra angular de la oportunidad. Algunos desde la buena intención y con herramientas muy poderosas y otros desde la banalidad pura y dura, al fin y al cabo, la tristeza y la miseria siempre han sido buenos negocios para “algunos” en la historia de la humanidad.

Es entonces cuando decidimos probar cosas como “el Secreto” (que me parece una herramienta valiosa pero con matices) y los libros de autoayuda, pero que lastimosamente después de pasar el momento eufórico de haber descubierto la alquimia del conocimiento, e intentar incansablemente de llenarnos de pensamientos positivos, de ricas visualizaciones y de fe, nos vamos a la cama con la misma cuenta de banco en cero, debiendo la hipoteca y con el agua al cuello.

Y es cuando nos volvemos a preguntar con un mosqueo monumental: ¿Qué no he hecho bien? ¿Qué no pillo que no me puedo parecer al millonario del Documental que vi?

¡Con lo fácil que lo pone todo la autora del libro!

Para tu tranquilidad, no has hecho nada mal, de hecho has abierto una puerta muy importante hacia tu poder creador, el tema es que tienes muchos conceptos confundidos y te faltan los detalles más importantes para cambiar este “status quo” monetario en el que te encuentras sumergido y que de alguna manera TODOS tarde o temprano transitaremos.

ORGANIZANDO IDEAS Y DESMITIFCANDO CONCEPTOS:

  1. No es suficiente visualizar, imaginar y decirlo en voz alta. Lo más importante es CREERLO (no olvidemos el concepto creer = crear). Lo más complejo de todo esto, es que tenemos que estar alineados y en coherencia: Lo que pensamos, lo que decimos, lo que proyectamos, lo que sentimos y lo que creemos tiene que ser lo mismo, cosa que normalmente no hacemos. Lo primero que debemos aprender es a hablar de nuevo al igual que los niños chicos, porque vamos por la vida profesando positividad, nos leemos todo lo que la nueva era nos provee en cuanto a temas espirituales se refiere, pero en lo que nos distraemos y distanciamos la mente del corazón, se activan de nuevo los  programas que tenemos arraigados. Éstos harán de las suyas de una forma negativa y desproporcionada para desenfocar las afirmaciones que tanto nos han costado aprendernos, y nuestra mente desentrenada saboteará esos deseos que pasamos el día proyectando a través de pensamientos, y es ahí cuando se nos chafa todo. El universo no entiende de idiomas contradictorios, es atemporal (sólo conoce el hoy) y la energía que más reconoce es la del deseo inconsciente, con lo que si deseamos algo con miedo por más que hagamos afirmaciones positivas y visualicemos, con dudas o sin la suficiente fuerza,  será esa polaridad la que se manifieste. Es decir, para manifestar debemos hacernos expertos en “Crear” desde la Convicción y la Coherencia, o simplemente estaremos retrasando nuestro deseo, volviéndolo a colocar en lo último de la lista a manifestarse, con lo cual, tenemos que comenzar todo de nuevo.
  2. Para poder generar abundancia tenemos que aprender a “Recibir”. ¿Suena fácil no?, ¡A quien no le gusta recibir! El tema está es que esa lección no nos viene dada normalmente desde la parte idílica del recibir, así que el universo se busca situaciones “creativas” para hacernos aprender esta lección activando la humildad y el agradecimiento. Esto lo aprendí luego de superar situaciones críticas de dinero, donde por un buen tiempo, subsistí de lo que me proveía la vida de miles de maneras, a través de amigos, a través de la ayuda desinteresada de desconocidos, ayudas del estado (subsidios, comida, etc.),  de los efectos de la suerte y hasta de la magia que se iba creando a partir de una inmensa incertidumbre. Para mí este proceso fue tan doloroso como complejo, sentirme vulnerable ante una situación de la que tenía tan poco control e injerencia, fue para mí un gran Tsunami emocional, que si lo analizaba desde mi parte racional, no podía sino sentir de alguna forma pena por mí misma, pero que si lo analizaba desde un espectro más amplio, fue simplemente sorprendente ver como al final del día, siempre tenía todo lo que necesitaba. Entender esto es Vital para crear abundancia. Tenemos que saber recibir, para poder desde la humildad, ser agradecidos con el universo y sus misteriosas formas de brindarnos lo que es mejor para nosotros, y ya con este conocimiento aprendido, poder dar a otros desde el corazón.
  3. No hay mayor activación de abundancia que el hecho de Dar. Sólo que esta lección viene también con truco. El principal objetivo de esta lección es sabernos dar a nosotros mismos. No podemos dar a otros lo que no nos sabemos dar a nosotros. Es por eso que lo que pasa afuera es un reflejo directo de lo que nos pasa a nosotros por dentro. Así que revisa lo que no te gusta de tu vida y de tu entorno para que encuentres lo que debes trabajar en ti y trascenderlo. Cuando comprendemos nuestro valor, trabajamos nuestro merecimiento y amor propio, integramos de una forma coherente el “Dar”. Cuando damos desde la carencia, activamos una polaridad que atraerá a nuestra vida sólo situaciones y espejos que nos recordarán lo que nos falta. Eso lo vemos más claramente en temas de parejas o trabajos, pero evidentemente afecta de una forma proporcional los temas económicos. Lo cierto es que una vez que comprendemos lo mucho que valemos y aprendemos a “Darnos” lo que nos merecemos, estaremos en la posición de poder dar a otros desde la bondad y desde el amor incondicional. Yo lo vivo a diario con mi Blog. Inicié esto como una forma de compartir mi experiencia personal o lo que vivo a través de mis consultas, pero jamás imaginé recibir tantas muestras de amor y de agradecimiento de tantas personas maravillosas. ¡Ese sentimiento es simplemente indescriptible!. Volvería a nacer sólo para poder vivirlo. No existe sentimiento más hermoso e indescriptible que el Dar desde el corazón. Una vez que damos logrando equilibrar nuestro propio valor en el proceso, la abundancia nos llega de maneras inimaginables. Lo mejor de todo, es que una vez que activamos esa energía, el efecto es multiplicador. Contagiamos a otros, atraemos a personas que vibran igual y la energía que recibimos ya nos hace sentir afortunados.
  4. Tenemos que entender el efecto creador del pensamiento. Es importante tener en cuenta que estamos viviendo un salto cuántico importante, con lo cual, manejamos energía cuántica en todo lo que nos rodea y el pensamiento es parte fundamental de eso. Con lo que si aplicamos la energía cuántica del efecto creador, cuando hemos pensado algo, es que eso se ha materializado en algún fractal de tiempo y espacio, es decir, si tenemos un coche, es porque alguna vez lo soñamos y pensamos  en tenerlo. Así que todo pensamiento que se genera, se manifiesta tarde o temprano. Es por eso que hemos visto películas  de Ciencia Ficción que para su época eran avanzadas y mostraban aparatos muy modernos del futuro, que ya existen en su mayoría en nuestra época actual. Pues la realidad no es muy distinto a esto. Así que debemos tener muy presente no sólo el efecto creador del pensamiento, sino que el aprender a utilizarlo de manera correcta, puede hacer que tarde o temprano podamos manifestar todo aquello que pensamos con la convicción de que en algún fractal del tiempo, ese deseo ya existe. ¡Tú lo pensaste, tú lo  creaste!
  5. Para que se manifieste, tenemos que “Soltar”. Una vez alineados nuestros pensamientos a nuestras acciones y a nuestros deseos, una vez generada la “Convicción” y habiendo entregado el poder a la manifestación del pensamiento, tenemos que “Soltar” porque YA ESTÁ DADO. Si en nuestros pensamientos siguen existiendo las imágenes de aquello que queremos manifestar en forma de necesidad, si tenemos dudas, si nos cuestionamos, si no dejamos de pensar con la energía del apego en eso, la carencia se hará presente y esa será la energía que se manifieste. No pasamos el día pensando que queremos estar vivos, ni imaginándonos como seria nuestra vida estando “vivos”, obviamente porque lo estamos y no necesitamos convencernos de eso porque es un hecho más que irrefutable. Pues de la misma manera debemos “Soltar” lo que queremos, ya que al ser un HECHO CONCEDIDO, no es necesario que permanezca en nuestros pensamientos, lo que sea que deseamos, ¡simplemente ya ha sido creado!
  6. Nuestra abundancia no tiene límites ni fecha de caducidad. Pero también viene con trampa. Si bien es cierto que nadie nos puede decir la mucha o poca abundancia que debemos manifestar en nuestra vida, todo tiene que ir alineado a nuestro mayor bienestar, sin la energía del apego material y sin la acumulación desmedida. Teniendo presente estas premisas, tenemos que pensar que podemos generar abundancia teniendo como límite el cielo. Somos merecedores de prosperidad y abundancia y aunque transitoriamente pasemos momentos críticos a nivel material, la abundancia será manifestada tarde o temprano en nuestra vida. Depende más de nosotros que del Universo, SI CREES CREAS.
  7. Tenemos que aprender a manifestar en el AHORA.  Esto es algo que me costó mucho entender, ya que es una dura prueba aceptar que cuando pedimos abundancia, se nos enseñe que no hay mayor muestra de abundancia que tener todo lo que necesitamos HOY, sin embargo, nos sigue preocupando la factura del móvil que debemos pagar la semana entrante, que en dos semanas tenemos que pagar le mensualidad del piso y que ya se nos está acabando la comida y no nos dan las cuentas para hacer la compra. Todo esto nos genera sentimientos de ansiedad, preocupación, desmotivación y tristeza, nos baja la vibración y nos envuelve en una energía negativa, impidiendo que el dinero se siga manifestando, ya que seguimos arrastrando sentimientos de “necesidad” y hasta que no logremos aprender está lección (la cual está íntimamente ligada al desapego), estaremos manejando la carencia con mínimos momentos de holgadura económica que poco nos durará.  El poder de la manifestación es mágica, así que si podemos obtener por cualquier vía todo lo que necesitamos para hoy, también podremos conseguirlo mañana, con lo cual, esa energía de “mañana” tenderá a desaparecer en la medida que nos situemos en el hoy, porque en el fondo sabremos que “el mañana” también estará cubierto. Esa sensación de paz y de tranquilidad, nos abre una inmensa puerta hacia la verdadera abundancia.
  8. La “Espirutualidad” y la “Abundancia” van de la mano. Existe un concepto muy equivocado del como “concebir” la abundancia dentro de la espiritualidad, donde parece que el ser un Ser elevado en busca de crecimiento espiritual tenga que ir ligado a andar descalzo en contacto con la naturaleza, recluidos en el Tibet con túnicas blancas y alejados de cualquier bien material o mundano. ¡Pues no! Graso error pensar de esta manera. Justamente parte de nuestra elevación espiritual está ligada a la máxima plenitud de abundancia, sin límites y sin condiciones. El ser un ser de luz, no nos impide tener unas vacaciones en condiciones, la casa de nuestros sueños o un coche del año, todo lo contrario, ¡es lo mínimo que merecemos! La diferencia radica en la forma en la que nos relacionamos con el dinero, la importancia que le damos y la energía que manejamos en torno a ella. Ya no es importante tener para sobresalir o aparentar, ya no es necesario tener por alguna satisfacción ligada al EGO, ya no manejamos el dinero desde el apego sino desde una energía mucha más trascendental, desde el merecimiento, desde la integración, no desde la avaricia, sino como parte integral del SER y en la medida que desarrollemos ese nivel de pensamiento, en esa medida habremos destruido las barreras que nos impiden obtener esa abundancia. Pide y se te dará, pero pide en grande, ¡no te limites a ti mismo!

Como veréis, son muchos los mitos que existen en torno al dinero y a la espiritualidad. Nos han querido vender por una parte la necesidad para mantener en nosotros el sentimiento de carencia, y por otra parte, nos han tratado de limitar como seres espirituales con Dogmas ya caducos relativos a la prosperidad.

Ser espirituales no es abstraernos de lo que ocurre en el mundo encerrándonos en una burbuja de energía ZEN apartados de lo terreno. No es sentirnos superiores y profesar que los Humanos son esto o lo otro, porque al final, nosotros “los espirituales” sí que somos diferentes.

Siento mucho informarte que venga de donde venga tu alma, estas dentro de un cuerpo humano viviendo una experiencia humana, y justamente nuestra misión es integrar lo que hemos venido a SER en este plano, en la densidad y dimensión a la que estamos sometidos a vivir.

En la medida que seamos capaces de integrar ambas energía, de integrar nuestro lado oscuro con nuestro lado de luz, subir de vibración manteniendo la equidad con la energía de este plano y la bondad con aquellos que aún les cuesta despertar, entendiendo que todos (todos sin excepción) somos seres poderosos, creadores y grandes maestros, en esa medida nuestro proceso de crecimiento se hará más abundante y poderoso.

Cuando te sientes bien contigo mismo, atraes sin mucho esfuerzo la abundancia, porque te expresas en términos de afirmación.

No olvidemos nunca que la ley de la atracción existe y en la medida que vayamos cambiando de vibración, se manifestará de forma más rápida.

Decretamos con lo que emitimos a nivel inconsciente, ¡esa es la clave! Y se manifiesta con más fuerza y preponderancia que aquello que pensamos, afirmamos y deseamos a nivel consciente.

Somos sin duda seres poderosos e infinitos y ese es el mensaje que quiero dejaros muy claro a través de este artículo.

Tenemos un enorme poder transformador y creador, y en la medida que cambiamos, que vamos subiendo nuestro nivel de frecuencia, en esa medida, cambiamos lo que nos rodea.

Por cada persona que cambie y desarrolle su poder, se generará un impacto directo e indirecto en su entorno y en todo lo que le rodea, creando un efecto multiplicador imparable.

Esa es nuestra gran misión, así que sal afuera y hazte cargo de tu magia, porque el impacto de lo que eres y crees, volverá multiplicado hacia ti, pero jamás olvides que la mayor fuente de riqueza, es la del amor.

Ama con fuerza lo que sea que hagas, lo que te rodea y lo que llegue a tu vida, y estarás generando la mayor de las fortunas.

Si te ha gustado el artículo, no te olvides de suscribirte, compartir, comentar y dar me gusta <3 <3 <3

Síguenos en nuestra página de Facebook: https://www.facebook.com/conectandocontuser5d

Cambiar_Mi_Vida

 

Copyright © 2014 Alexandra Díaz M. conectandocontuser.com

No le autorizamos cualquier otro derecho sobre este sitio o sobre el material publicado en el. Esto significa que todos los derechos quedan reservados.

En caso de duda Ud, como visitante de nuestro sitio entiende y acepta que: no puede adaptar, editar, cambiar y transformar el contenido publicado y que si va a publicar, re-publicar, distribuir, re-distribuir, realizar cualquier tipo de emisión o re-emisión por medio ondas o cualquier otra tecnología de transmisión, mostrar en lugares públicos o privados mediante el uso de elementos de visión o escucha comunitarios este sitio web o el material publicado en el (con independencia de tipo de archivo o elemento) tendrá que mantener siempre la fuente de origen tal y como ha sido publicado, reseñando claramente a su autor.

Queda entendido que nunca podrá hacer uso personal o comercial del mismo para fines publicitario ajenos a su propietario, en ningún idioma y bajo ningún concepto sin nuestro permiso previo por escrito.

 

Comments on EL DINERO Y OTRAS CARENCIAS

  1. Anuski

    ¡Muchas gracias por este artículo! Me gustaría conocer tu opinión sobre los pensamientos negativos. Desde que tenía dieciseis años (mas o menos, ahora tengo 32) llevo pensando que voy a morir joven, sobre los 30 años y que he obtenido de la vida mucho mas de lo merecido. Por ello tengo la constante sensación del fatum. Hasta ahora lo llevaba “con deportividad” sin mayor angustia, pero desde que el año pasado nació mi hija he perido toda la paz, tengo que vivir muchos años mas para cuidarla y disfrutar de ella. Hace 10 días me han descubierto una tumoración en un ovario. No tengo el diagnóstico todavía pero la noticia me ha hundido bastante. Todos los temores se vuelven realidad. No sé como cambiar las creencias que han aparecido en un momento de manera espontánea. No estoy segura de si realmente tienen influencia en mi vida actual y en lo que me esta pasando, pero siento que o las cambio ya o se cumplirá el peor guión. ¿Cómo cambias las creencias más profundas de tu ser? Ya que, como comentas en tu artículo, no basta repetir “estoy sana, todo irá bien”
    Un saludo

    1. Hola Anuski!
      Gracias por comentar! De dónde escribes?
      Tendría que analizar con más detalles tu caso para poder darte una opinión más cercana a la realidad y que ésta te pueda servir para enfrentar distintas situaciones.
      Todos venimos a la vida con mucha información contenida en nuestra memoria celular, que al igual que los genes, están muy ligadas a nuestra historia familiar.
      Nada de lo que nos ocurre en la vida es casual e incluso, a veces tenemos reacciones o manejamos situaciones que nos pueden resultar incomprensibles, pero que tienen una respuesta analizando la historia de nuestro clan familiar.
      Es muy cierto que los pensamientos tienen un poder enorme ya que con ellos, creamos y materializamos cosas sin ser conscientes de ello (tanto lo bueno, como lo malo), y para poder controlar los pensamientos negativos, hay que tener mucha disciplina, buenas herramientas (para cada caso es distinto) y un gran nivel de consciencia, para trascender ese lado oscuro que todos tenemos.
      Hay muchas cosas de lo que me comentas que sin duda tienen que ver con programas que arrastras de tu árbol familiar de tus padres para arriba, pero eso es sólo intuición, como te digo necesitaría más detalles.
      Me parece que ese sentimiento de morir, puede estar ligado a algún evento de muerte antes de tu nacer o estando muy pequeña y arrastras ese programa xq eres “Yasciente” de alguien de tu familia que murió, o bien xq murió un hermano tuyo estando pequeño y luego has venido tú, o porque llevas el nombre de algún familiar muerto en su memoria, en fin, las razones pueden ser muchas y no tengo suficiente información para evaluarlo, pero seguro que por ahí están las respuestas.
      Lo de tu Ovario puede estar relacionado con la pérdida del contexto vital en el que vives, temas de pareja, pérdida de alguna persona querida (física o emocionalmente) o que hayas sentido que has recibido un “golpe bajo” e incluso tu temor de no poder proteger a tu hijo o miedo a perderle, haya sido la causa. El tamaño del Tumor nos daría pistas del hecho desencadenante que ocasiona que tu cuerpo reaccione en forma de alerta creando un Tumor.
      Como ya te digo, hay que hablar más y tener más detalles.
      Si quieres escríbeme un correo a: alexandra.diaz@gmail.com y conversamos al respecto.
      De igual forma te recomiendo que leas los artículos: Linaje Familiar y El Cuerpo piensa, Las emociones hablan.
      Ambos te serán de ayuda para entender más…
      No dejes de escribir y de comentarme lo que desees 😉
      Un abrazo!

Leave a Reply

¿CONECTAMOS?