Y si te digo que completes esta frase, ¿Qué dirías?

Os aseguro, que a muchos de nosotros nos cuesta o nos ha costado alguna vez, mirar nuestro reflejo en el espejo.

Ello se debe, a que nuestros ojos pueden ver más allá de la imagen reflejada, porque al vernos, convergen todas las emociones inconscientes y los paradigmas que tenemos sobre nosotros mismos.

Y es que vernos a la cara normalmente…DUELE!

Es por eso que pasamos la vida entera huyendo de nosotros mismos, no somos capaces de vernos a la cara, por eso miramos siempre hacia afuera.

Nuestra sociedad está cargada de las toxinas que conocemos y que hemos hablado en artículos anteriores (costumbres, miedos, programantes inconscientes, improntas, etc) y esto nos condiciona de forma instintiva a querer ver en los demás aquello que no podemos ver en nosotros mismos, es por eso que siempre es muy fácil juzgar la vida del vecino, ver lo que otros no hacen bien, criticar la conducta de los demás, culpar al de al lado, antes que mirarnos a nosotros mismos, sin darnos cuenta que todo lo que nos rodea nos hace de espejo para recordarnos aquello de nosotros mismos que carecemos, que no hemos trascendido o que aún tenemos que sanar.

Dicho así suena muy fácil, pero como siempre, primero tenemos que entender el concepto, ¿QUÉ ES UN ESPEJO?

Espejo (Definición según diccionario):

Sustantivo masculino

  1. superficie lisa que refleja los objetos, ejemplo: el espejo del baño
  2. cualquier cosa no material que nos sirve de reflejo de otra, ejemplo: El cine es el espejo de la sociedad.
  3. ejemplo modelo digno de imitación: Eres el espejo de la sabiduría.

Con lo cual y siguiendo su definición, la explicación parte de su propio concepto, del significado intrínseco de la palabra, pero “lo esencial es invisible a los ojos”, por eso no lo vemos, no lo entendemos, no nos percatamos, simplemente porque no es entendible desde la razón, sino desde el alma.

Todos somos extensiones del campo energético universal, estamos hechos de materia, de energía y poseemos un programa inteligente que nos lleva a vivir situaciones que hemos “elegido”, para experimentar y aprender de ellas y ¿qué mejor herramienta para hacerlo que a través de determinadas circunstancias o mejor aún, a través de las relaciones?

Tenemos que darnos cuenta de que cuando vemos a alguien, parte de nosotros se refleja en ella, tanto lo bueno, como lo malo de cada uno de nosotros, por lo que al hacerlo, no estamos más que mirando otra versión de nosotros mismos o una extensión de ella. Tú y yo somos lo mismo. Todo es lo mismo, todos somos parte de un mismo todo.

Todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas. Por esta razón, el desarrollo de las relaciones es la actividad más importante de nuestra vida, porque todo lo que veo a mi alrededor es una expresión de mí mismo.

Las relaciones son una herramienta para la evolución espiritual cuya meta última es la unidad de la consciencia. Todos somos inevitablemente parte de la misma consciencia universal (incluye toda aquella información heredada como resultado de las experiencias universales acaecidas en el transcurso de la evolución) más allá de nuestra consciencia individual, pero los verdaderos avances tienen lugar cuando empezamos a reconocer esa conexión en nuestra vida cotidiana, y cuando lo hacemos y entendemos lo que debemos de ver en el espejo que tenemos en frente, trascendemos el aprendizaje y es ahí, cuando se nos hace imposible generar un elemento de juicio, porque esa parte oscura del pensamiento ya no existe en nosotros desde la carencia, sino que la hemos integrado a nuestro consciente, por lo tanto, no se produce la necesidad de tener la atención en ella.

Cuando señalamos a alguien llamándolo mentiroso, es porque alguna parte de nosotros también acostumbra a mentir o simplemente y de manera oculta, nos mentimos a nosotros mismos, es por eso que cuando vemos determinada actitud que nos molesta o nos incomoda de alguien, es porque esa emoción está escondida en nuestro inconsciente a la espera de ser sanada y reacciona al ver una actitud similar que la detona.

Otra posibilidad incluso más sutil que esta, es cuando tenemos la actitud de pretender cambiar a otros, repitiendo consejos o tratando de accionar cambios en los demás sin que nos lo hayan pedido, cuando en realidad todo eso que tratamos de hacerles ver o entender, es algo que nosotros aún no hemos procesado o aplicado en nuestra vida y por eso nuestra atención está siempre ahí. El mensaje inconsciente no es para nuestro interlocutor, sino para nosotros mismos.

Las relaciones son una de las maneras más efectivas para alcanzar la unidad de la consciencia, por eso siempre estamos envueltos en relaciones.

Piensa en la red de relaciones que mantienes: padres, hijos, amigos, compañeros de trabajo, relaciones amorosas. Todas son, en esencia, experiencias espirituales y acordadas con un fin único y maravilloso.

A través del espejo de las relaciones, de cada una de ellas, descubrimos estados prolongados de consciencia. Tantos aquellos a quienes amamos, como aquellos por quienes sentimos rechazo, son espejos de nosotros e incluso son estos últimos, nuestros mejores maestros.

¿Hacia quienes nos sentimos atraídos?

Nos sentimos atraídos hacia las personas que tienen características similares a las nuestras o resuenan con nuestra energía por alguna razón, pero eso no es todo, queremos estar en su compañía porque subconscientemente sentimos que al hacerlo, nosotros podemos manifestar más de esas características positivas que tenemos.

Del mismo modo, sentimos rechazo hacia las personas que nos reflejan las características que negamos en nosotros mismos. Si sientes una fuerte reacción negativa hacia alguien, podéis estar seguros de que entre tú y esa persona existen más cosas en común de lo que pensáis, y como no podía ser de otra manera, son características de ti mismo que no estás dispuesto a aceptar y es por ello que el universo se encargará de ponerlas frente a ti en forma de “recordatorio”.

Cuando nuestra mente entiende que existe una amenaza para la propia salud y estabilidad mental, ésta realiza un lanzamiento hacia el exterior de todas esas cualidades, atribuyéndoselas a un objeto o sujeto externo a nosotros mismos.

De esta manera, nuestra mente logra “aparentemente” (aunque no en realidad, ya que más bien se trata de un autoengaño) poner estos contenidos amenazantes afuera. Estas proyecciones son válidas tanto para características negativas (odio, rencor, envidia), como para positivas (admiración, idealización, cariño).

El mundo interno tiende a “proyectar” en el mundo externo sus propias características. Este tipo de mecanismo psicológico tiene un papel especialmente interesante en el amor, cuando solemos atribuir a la persona amada determinadas características que sólo existen en nuestra personalidad, sobretodo en la etapa del “enamoramiento”.

Si las aceptáramos esas características de nosotros mismos (tanto las positivas, como las negativas), no nos molestarían tanto, es más, ni siquiera las notaríamos.

Cuando reconocemos que podemos vernos en los demás, cada relación se convierte en una herramienta maravillosa para la evolución de nuestra consciencia.

La próxima vez que te sientas atraído por alguien, pregúntate ¿Qué me atrajo?

¿Su belleza, gracia, elegancia, autoridad, poder o inteligencia? Cualquier cosa que haya sido, se consciente de que esa característica también existe en ti y está muy presente aunque no lo tengas de forma consciente.

Lo mismo se aplica a las personas hacia las que sientes rechazo. Al adoptar más plenamente tu verdadero yo, debes comprender y aceptar tus características menos atractivas. La naturaleza esencial del Universo es la coexistencia de valores opuestos, por eso somos duales!

No puedes ser valiente si no haz re-conocido a un cobarde en tu interior, no puedes ser generoso si no haz re-conocido en ti a un tacaño, no puedes ser bondadoso si no tienes o has tenido la capacidad para actuar con maldad, es sumamente obvio, pero preferimos no asumirlo.

Gastamos gran parte de nuestras vidas negando este lado oscuro y terminamos proyectando esas características oscuras en quienes nos rodean, es por ello que no somos capaces de aconsejar a nadie, porque nunca podemos ser objetivos para analizar una situación desde la piel del otro, sino que siempre acabamos proyectando nuestras propias sombras, miedos, paradigmas, frustraciones, creencias, en vez de ser un canal equilibrado de opinión.

Nos pasamos la vida criticando, juzgando y culpando a los demás por sus palabras, hechos y promesas incumplidas. Culpamos al político de turno, al banquero, al jefe, al compañero, al hermano, al amigo, al enemigo, a nuestra pareja, etc. Les exigimos que cambien pero ¿qué hay de nosotros?

El verdadero cambio comienza por uno mismo, porque como siempre os digo, lo que hay afuera es tan sólo una muestra de lo que tenemos dentro, un reflejo de la forma que nos relacionamos con  nosotros mismos!

¿Has conocido sin duda a gente de tu alrededor (nosotros sin ir muy lejos), atrayendo sistemáticamente a nuestras vidas a las personas equivocadas?

No es que atraigamos esa oscuridad, es que no estamos dispuestos a aprobarla en nuestra propia vida e integrarla. Un encuentro con una persona que no te agrada, es una gran oportunidad para aceptar la paradoja de la coexistencia de los opuestos, de descubrir una nueva faceta de ti que no quieres ver. Es otro paso a favor del desarrollo de tu ser espiritual.

Las personas más despiertas aceptan todo su potencial de luz y oscuridad, tratando de integrarlo sin oponer resistencia, porque sólo así podrán trascenderlo, porque como siempre os digo, LA RESISTENCIA DUELE, ¿Y a quién le gusta sufrir?, sin embargo es lo que hacemos!

Cuando estas con alguien que reconoce y aprueba sus rasgos negativos, nunca te sentirás juzgado.

Cuando estemos dispuestos a aceptar los lados luminosos y oscuros de nuestro ser, podemos empezar a curarnos y a curar nuestras relaciones.

Todo lo que existe en algún lugar del mundo también existe en nosotros. Cuando aceptamos esos distintos aspectos de nuestro ser, reconoceremos nuestra conexión con la consciencia universal y expandiremos nuestra consciencia personal, es por eso que el mal del otro, de alguna manera, es el mal de nosotros mismos y no lo podemos ver como un hecho aislado.

Las características que distinguimos en los demás están presentes en nosotros siempre!!!

Cuando seamos capaces de ver en el espejo de las relaciones, podremos empezar a ver nuestro ser completo. Para esto es necesario estar en paz con nuestra ambigüedad, aceptar todos los aspectos de nosotros, ya que al final, estamos aquí experimentando una experiencia humana en un mundo dual, y nuestra meta final no debe ser convertirnos en seres perfectos e inmunes, sino en seres que trascienden de forma consciente su parte oscura, para poder convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos.

Necesitamos reconocer, en un nivel profundo, que tener características negativas no significa que seamos imperfectos. Nadie tiene exclusivamente características positivas.

La presencia de características negativas solo significa que estamos completos, gracias a esa totalidad, podremos acceder más fácilmente a nuestro ser universal más amplio y más ascendido.

Una vez que puedas verte en los demás, será mucho más fácil establecer contacto con ellos, y a través de esa conexión, descubrir la consciencia de la unidad. Este es el poder del espejo de las relaciones.

Veamos un ejemplo externo que he visto en uno de los comentarios de un blog:

En unos de los talleres del Dr. Deepak Chopra sucedió esto:

“Él le decía a su público que todos podemos conseguir lo que deseamos si nos dedicamos a conseguirlo.

En ese momento una mujer se levantó y le dijo: Dr. Chopra yo quiero tener una entrevista de tres horas con Usted ahora.

Él le dijo que eso no iba a ser posible porque en ese momento estaba dando un Seminario que terminaría seis horas más tarde. La señora insistió por varias veces y frente a su negativa la señora le dijo: Lo que realmente pretendo es corroborar que lo que Ud. dice no es cierto y que uno no consigue siempre lo que desea. La mujer se despidió y se fue.

Esta situación le molestó profundamente a Chopra y lo dejo preguntándose ¿Que aprendizaje tenía para él lo ocurrido?

Es sabido que atraemos energéticamente a personas con características similares a las nuestras. Por lo tanto en el break puso en palabras sobre un papel su parecer de esa mujer. Así fue que hizo una lista de calificativos que le adjudicaba a ella (arrogante, vehemente, impetuosa, etc.).

Al terminar el seminario le mostró a su secretaria el listado y le pregunto si él tenía algunos de esos rasgos. Su secretaria hizo silencio…

Cuando a la noche regreso a su casa y le hizo la misma pregunta a su esposa, y el silencio fue aún mayor…

El Dr. Chopra dijo que pasado un tiempo de este acontecimiento, pudo recordar a la señora con mucho agradecimiento ya que dado ese incidente él pudo ver rasgos personales sobre los que necesitaba aun seguir trabajando”.

Con lo cual, no importa si nos consideramos Gurúes, muy evolucionados espiritualmente o seres comunes, lo importante aquí es que lo que más te molesta del otro, es un reflejo viviente de características tuyas en las que necesitas evolucionar y siempre estamos a tiempo de sanarlo.

Lo que pasa es que nos cuesta reconocerlo. Es por eso que atraemos gente que nos lo muestra una y otra vez y si bien la primera reacción es de enojo o de molestia con el otro, lo que más nos convendría es hacer el ejercicio de anotar todo lo que nos molesta del otro y después tratar de encontrar esas características en nuestros propios comportamientos hacia los demás o hacia nosotros mismos.

  • ¿Te pone impaciente la forma en la que los demás manejan su tiempo, la impuntualidad?
  • ¿Te exasperas cuando los demás se equivocan?
  • ¿Te molesta cuando te sientes manipulado?
  • ¿No te gusta que te mientan?
  • ¿Te irritas cuando los demás no cumplen con su palabra?

Yo de esta lista, tengo casi todas!

“Siempre fuiste mi espejo y te quiero decir que para verme tenía que mirarte”…linda frase!.

Al vernos reflejados en los otros nos resulta más fácil reconocer nuestras propias características.

Pero mientras sigamos enfocándonos en los demás y no “veamos” lo que podemos aprender de ellas, seguiremos atrayendo este tipo de gente o situaciones, porque todo esto tienen un propósito: “Que podamos mejorar y evolucionar”.

Aquello positivo en lo que nos enfocamos en los demás, también refleja algo positivo que poseemos. No todo podía ser tan malo! 🙂

¡Aquello que me alegra y me pone contento del otro, también me pertenece!

Tenemos que APRENDER de una vez por todas lo siguiente:

  1. Una persona positiva, vive en un mundo positivo rodeado de gente positiva.
  2. Una persona hostil, vive en un mundo hostil.
  3. Las personas con las que te encuentras son tus espejos y ¡lo has creado tú!

Es mucho lo que podemos aprender simplemente observando todo y ¡observando-NOS!

Así como hay películas, canciones, países que nos gustan y otros no tanto, siempre podemos escoger.

SIEMPRE PODEMOS ESCOGER, LO HACEMOS DESDE QUE GENERAMOS UN PENSAMIENTO, NOSOTROS ELEGIMOS, NADA NOS ELIGE A NOSOTROS, SOMOS RESPONSABLES, SOMOS CO-CREADORES, ASÍ QUE SI TÚ LO PENSASTE, TÚ LO CREÍSTE, TÚ LO CREASTE…

Ayer trabajando en mi propia conversación interior, recibí de mis guías mucha información, pero hubo algo que me dejó pensando, así que lo trataré de reproducir de la manera más clara posible:

“Todos los seres humanos poseemos un programa inteligente muy avanzado que contiene toda la información a cerca de quienes somos y el inmenso poder que aún está oculto bajo el velo que todavía tenemos, en la medida que despertemos, ese programa que trabaja a través de una polaridad de luz de alta frecuencia vibratoria, comenzará a programarse y una vez que se active, no hay posibilidad de dar marcha atrás”.

Lo que quiere decir, que somos más poderosos y potentes de lo que creemos y que merece la pena que “nos activemos” y que comencemos a dejar fluir esa maravillosa luz que tenemos dentro de nosotros mismos, así que sigue las pistas!

Para poder ver la luz, tenemos que tener oscuridad, así que no luchemos contra ella, deja que salga afuera y que sea nuestra propia luz la que la haga desaparecer…

Os dejo algunos pensamientos de muchos de estos seres maravillosos de luz que por suerte, nos han ido dejando el camino listo para andar:

“Todo lo que te molesta de otros seres es solo una proyección de lo que no has resuelto de ti mismo” (Buda).

“No vemos a los demás como son, sino como somos nosotros” (Immanuel Kant)

“Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo” (Mahatma Gandhi)

“El que esté libre de culpa que tire la primera piedra” (Jesús de Nazaret)

“La mayoría de las personas son capaces de hacer cualquier cosa por absurda que sea, para no enfrentarse a su alma” (Carl Jung)

“Quien mira hacia afuera sueña, quien mira hacia adentro despierta” (Carl Jung)

NO OLVIDÉIS DAR ME GUSTA, SUSCRIBIROS AL BLOG Y COMPARTILO <3 <3 <3

Síguenos a través de nuestro perfil de Facebook: https://www.facebook.com/conectandocontuser5d

Cambiar_Mi_Vida

 

Copyright © 2014 Alexandra Díaz M. conectandocontuser.com

No le autorizamos cualquier otro derecho sobre este sitio o sobre el material publicado en el. Esto significa que todos los derechos quedan reservados.

En caso de duda Ud, como visitante de nuestro sitio entiende y acepta que: no puede adaptar, editar, cambiar y transformar el contenido publicado y que si va a publicar, re-publicar, distribuir, re-distribuir, realizar cualquier tipo de emisión o re-emisión por medio ondas o cualquier otra tecnología de transmisión, mostrar en lugares públicos o privados mediante el uso de elementos de visión o escucha comunitarios este sitio web o el material publicado en el (con independencia de tipo de archivo o elemento) tendrá que mantener siempre la fuente de origen tal y como ha sido publicado, reseñando claramente a su autor.

Queda entendido que nunca podrá hacer uso personal o comercial del mismo para fines publicitario ajenos a su propietario, en ningún idioma y bajo ningún concepto sin nuestro permiso previo por escrito.

 

Leave a Reply

¿CONECTAMOS?