Uno de los procesos más complicados de la nueva era, es la difícil tarea de “Soltar”.

Para ello la vida nos hace pasar por situaciones comprometidas, donde nos “obliga” a desprendernos de relaciones, trabajo, comodidades, dinero, objetos o simplemente momentos donde el apego queda especialmente en evidencia.

El desapego no sólo viene acompañado de situaciones con personas o trabajos relacionados a lo material, aunque sí son las más frecuentes y las que más nos obligan a cambiar, pero el desapego también nos exige un trabajo más profundo, más sutil pero más complejo, que es el “soltar” viejas estructuras, conductas aprendidas que no vibran con la misma energía de este cambio, recuerdos, expectativas o imágenes ficticias de nuestra realidad, de lo que somos o deberíamos ser, el pasado, patrones repetitivos de conductas y un sin fín de elementos tan sutiles como intangibles, a ello se debe lo complejo de esta tarea.

Superar esto nos puede llevar toda la vida, ya que hay costumbres muy arraigadas que son difíciles de eliminar o controlar y muchas veces nos resistimos de forma inconsciente a soltar lo que sea que nos esté impidiendo avanzar. Esto es un aspecto vital de nuestro crecimiento.

Pero contrario a esto, mucho de nosotros nos mantenemos aferrados porque tememos confrontarnos con nuestra realidad y entonces, dejamos de estar en sincronía con quienes estamos destinados a ser y a estar.

Es ahí cuando la vida nos obliga a transitar por la misma situación una y otra vez, hasta que logramos “liberarnos” y finalmente “fluir” en armonía con nuestro propósito de vida.

Cuando nos aferramos, no somos lo suficientemente conscientes de que estamos yendo en contra del proceso natural de la vida. Solo aprendiendo a soltar es que podemos dar espacio a nuevas experiencias, otras personas y mejores cosas para nosotros mismos.

Cuando despejamos el camino, nos estamos permitiendo recibir al mismo tiempo que reconocemos la lección detrás de aquello que hemos soltado.

Entonces…¿por qué algunas veces se nos complica tanto dejar ir? ¿Por qué nos aferramos al punto en que dejamos de sentirnos capaces para emprender nuevas etapas y resistirnos casi de manera obsesiva?

Por un lado porque las pérdidas duelen. No importa si se trata de un ser querido, una vivencia, un trabajo o un objeto preciado. Las pérdidas irremediablemente duelen. El duelo puede facilitarse mucho cuando empezamos a ser conscientes de que esa persona, situación o cosa ha cumplido su misión. Que su ciclo en nuestra vida ha terminado.

Si nos damos a la tarea de descubrir los regalos que dejó, comprenderemos que también la ausencia y el vacío tienen bendiciones ocultas, enseñanzas y aprendizaje.

Esto es perfectamente aplicable para cuando hemos perdido a alguien que muere y ese sentimiento de pérdida es casi imposible de aceptar y eso no es más que otra forma de trabajar el “soltar”.

Cuando dejamos ir comenzamos a vivir más ligeros de equipaje, porque comprendemos que todo es temporal, comprendemos que todo va y viene, que todo sube y todo baja y que nada es para siempre.

Dejar ir es mucho más que aceptar que todo tiene un tiempo, es un acto de amor, de compromiso y de responsabilidad contigo mismo.

Cuando nos hacemos responsables de soltar, es más sencillo aliviar la pena que nos embarga la pérdida. Entre menos nos sintamos víctimas por lo que ya no es o ya no está, más libres somos. Entre más responsable nos hagamos de la situación, más sencillo será aliviar el dolor.

Comprender esto no nos exime de la pena. Aprender a dejar ir es reconocer que todas las personas y experiencias nos traen un mensaje y es parte de la tarea de nuestro ser, reconocer el que.

Cuando vivimos la experiencia, recibimos el mensaje, cuando aprendemos la lección, reconocemos que no tiene sentido retener al mensajero y que solo nos corresponde quedarnos con la enseñanza.

RESISTENCIA = A DOLOR

DESAPEGO + FLUIR = + CONSCIENCIA

No te olvides compartirlo y si te ha gustado, da a me gusta 😉 <3 <3 <3

Comments on SOLTAR!!!

  1. Pingback: Sueños, Visiones…¿REVELACIONES? | Conectando con tu Ser

  2. Pingback: Resistencias: Ajustando nuestro GPS Interno | Conectando con tu Ser

  3. Pingback: Resistencias: Ajustando nuestro GPS Interno » Yo Evoluciono

Leave a Reply

¿CONECTAMOS?